Thumb
Desde Asaja se advierte que la ley, de ser aprobada, podría tener consecuencias económicas devastadoras para el sector agropecuario, especialmente en España, donde casi el 40% de la superficie total se vería afectada, convirtiendo la agricultura y la ganadería en actividades no rentables.


Desde Asaja se advierte que la ley, de ser aprobada, podría tener consecuencias económicas devastadoras para el sector agropecuario, especialmente en España, donde casi el 40% de la superficie total se vería afectada, convirtiendo la agricultura y la ganadería en actividades no rentables. 

 

En un momento decisivo para el futuro ambiental de Europa, el Parlamento Europeo se prepara para emitir su voto final sobre la ambiciosa Ley de Restauración de la Naturaleza de la UE este martes. La legislación propone medidas sin precedentes para la recuperación de ecosistemas dañados, exigiendo la restauración de al menos el 20% de las zonas terrestres y marítimas para 2030, con el objetivo de alcanzar la totalidad para 2050. Además, busca mejorar la condición de al menos el 30% de las áreas de hábitat degradadas para 2030, con incrementos programados hasta el 90% para 2050. 

 

Este acuerdo político provisional, alcanzado entre el Parlamento y el Consejo, también contempla objetivos específicos en el sector agrícola y la restauración de suelos orgánicos en turberas, con ciertas exenciones y un "freno de emergencia" para situaciones excepcionales. 

 

Desde Asaja se ha solicitado a los europarlamentarios que voten en contra de dicha Ley por lo perjudicial que es para el sector y para la “soberanía alimentaria”.  El argumento está en que la ley abandona los objetivos de la Política Agrícola Común (PAC) y pone en riesgo la soberanía alimentaria y la asequibilidad de los precios, además de la imposibilidad de aplicar las "cláusulas espejo" que exigirían los mismos estándares de producción a los países terceros. 

 

Desde Asaja se advierte que la ley, de ser aprobada, podría tener consecuencias económicas devastadoras para el sector agropecuario, especialmente en España, donde casi el 40% de la superficie total se vería afectada, convirtiendo la agricultura y la ganadería en actividades no rentables. Además, desde la OPA se señala que la implementación de la ley a través de planes nacionales podría generar distorsiones de mercado y socavar el principio del mercado común en la UE. 

 

Es por ello por lo que se solicita a los europarlamentarios un voto en contra de la Ley de Restauración de la Naturaleza, pidiendo que sea devuelta a la Comisión Europea para una revisión más profunda. 

 

La votación de hoy no solo determinará la dirección de la política ambiental de la UE sino que también pondrá a prueba el equilibrio entre la ambición ecológica y las realidades económicas del sector agrario, en un momento crítico para el futuro sostenible de Europa.