Thumb
La organización agraria ENBA, tras la aprobación definitiva, ayer jueves 2 de Diciembre, en el Congreso del proyecto de ley de Reforma de la Cadena Alimentaria, quiere mostrar su escepticismo ante una Ley que requiere del proactivismo del Gobierno Central en su aplicación.


El proyecto de Ley aprobado ayer contiene elementos y novedades que nos hacen albergar cierta esperanza ante la posibilidad de reequilibrar la cadena alimentaria en su conjunto y defender, particularmente, el eslabón más vulnerable de la cadena que no es otro que el sector productor.

La prohibición de la venta a pérdidas y la inclusión de la obligación de que los contratos agroalimentarios deben, cuando menos, cubrir los costes de producción, son los elementos clave de esta nueva ley.

Ahora bien, tal y como decíamos, el Gobierno Central debe pasar del pastotismo al activismo y en consecuencia, impulsar que sus organismos, especialmente, la Agencia AICA, actúe de motu propio ante los flagrantes casos de venta a pérdidas que se dan diariamente en los puntos de venta.

Igualmente, es imprescindible que el Gobierno Central abandone el pasotismo hasta ahora mostrado, deje de ser un mero espectador de la guerra que se desarrolla en el seno de la Cadena Alimentaria y asuma un papel proactivo para reequilibrar la cadena, acabar con los abusos de poder que se dan en su seno y para ello es necesario que se fijen, cuanto antes, las referencias para los costes de producción y de venta al público siguiendo la estela del estado francés.

Finalmente, desde ENBA, esperamos que además de una pronta aprobación de los refentes de costes para el conjunto del Estado, creemos que deben impulsarse los referentes de costes autonómicos o menores para que las referencias sean lo más ajustadas a la realidad productiva.

 

 Fuente: Asaja Guipúzcoa ENBA