Thumb
ICAM y ASAJA-Sevilla conceden su Distinción de Honor a Manuel Pimentel por su contribución al sector agrario




“Estamos iniciando un cambio de ciclo y va a ser la cesta de la compra la que propicie este cambio; cuando la alimentación vuelva a aparecer en las encuestas como una de las preocupaciones de los ciudadanos europeos, cambiará el discurso de los políticos y la percepción que ahora se tiene de los agricultores y de su actividad”. Esta es la tesis premonitoria que sostuvo ayer en Sevilla el ex ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, ingeniero agrónomo, escritor y editor, Manuel Pimentel Siles, en el acto de reconocimiento en el que se le hizo la entrega de la distinción de honor que otorgan ASAJA-Sevilla e ICAM por su contribución al sector agrario.  

 


La entrega del premio se desarrolló en el marco de la celebración
, en la Galería de ABC, de la Jornada
“La agricultura en la encrucijada: La venganza del Campo”, que contó con la colaboración de la Fundación Caja Rural del Sur, Prodetur, el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Andalucía, BASF , Foro Interalimentario y ASEGASA. 

 

La Jornada fue presentada por el presidente de la Diputación Provincial de Sevilla, Francisco Javier Fernández de los Ríos; el presidente de ICAM, José María Loring; el jefe de ventas de BASF Agro en España, Jesús Delgado, y el presidente de ASAJA-Sevilla, Ricardo Serra. Este último puso de manifiesto que vivimos un momento con demasiados retos, en el que la política comunitaria se ha convertido en una política ambiental comunitaria, que ha olvidado su sentido de proporcionar alimentos a la sociedad, y en la que sus agricultores no pueden ser verdes si sus números están en rojo. Por ello, afirmó que es tan de agradecer que alguien como Manuel Pimentel vuelva la vista a la importancia de la actividad de los agricultores y refleje sus dificultades”. 
Por su parte, el presidente de ICAM, José Loring, explicó el origen de este instituto, cuyo objetivo ha sido siempre trabajar por la agricultura y el medio ambiente, asegurando la supervivencia de este sector estratégico para todos, y quiso recordar a los anteriores premiados por su contribución al sector agrario: Alberto Ballarín Marcial (año 2009) (+);  Ramón Tamames Gómez (año 2010); Jaime Lamo de Espinosa (año 2011); Tomás García Azcárate (año 2012); Jaime Loring Miró (+) (año 2013); Simon Coveney, ministro de Agricultura de Irlanda (año 2014); Miguel Arias Cañete, comisario europeo de Acción por el Clima y la Energía (año 2015), César Lumbreras Luengo, director del Programa Agropopular (año 2017), y Paolo de Castro, exministro de Agricultura de Italia y presidente de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo (año 2021). 

  

A continuación, el jefe de ventas de BASF Agro en España, Jesús Delgado afirmó, haciendo referencia al título de la jornada, que la agricultura en realidad está en la encrucijada constantemente y sin innovación será muy complicado salir de esta situación. También señaló como vías para salir de esta encrucijada el saber hacer llegar a la sociedad y a las generaciones más jóvenes la importancia de la agricultura, así como que sea el propio sector el que lidere este cambio, sumándose a la innovación. 

 

Cerró el acto inaugural el presidente de la Diputación Provincial de Sevilla, Francisco Javier Fernández de los Ríos, quien aseguró que la Diputación es una aliada de la agricultura porque “si hay un sector clave y transversal es el sector de la agricultura, que nos da de comer a 500 millones de europeos, por lo que si el campo no funciona, no funciona tampoco la alimentación.  

A continuación, el escritor y periodista Antonio García Barbeito tomó la palabra, como sólo él sabe manejar, para presentar al premiado, Manuel Pimentel, dando cuenta con gran admiración de su extenso curriculum A su admiración por él se suma la pasión por el campo que une ambos, porque, como recordó Barbeito, “la agricultura es la profesión propia del sabio y la más digna del hombre libre” 

 

Sobre el libro de Pimentel aseguró que “muestra muy bien en sus páginas esa venganza a la que han empujado a la tierra, en el campo sobran manos y sobran pies, los de los que solo saben pisotearlos; las manos del campo son las más sacrificadas, nada hay más barato que lo que nos llega de la tierra, de la ganadería, ¿Sabe alguien lo que cuesta producirlos? Ante el campo hay mucho ignorante: Todo necio confunde valor y precio”, concluyó. 



Tras su presentación, Manuel Pimentel comenzó su conferencia, recordando que con el inicio del proceso de globalización mundial, que obligaba a ser más competitivos, los precios se mantenían a la baja y era más barata la cesta de la compra. Jamás la alimentación fue más barata que de 2000 a 2020, pero cuando a una familia media la alimentación le sale barata, esta deja de contar como problema y, por tanto, tampoco se valora el trabajo de los agricultores, lamentó.  

 

En cambio, como explicó Pimentel, ahora nos encontramos en un cambio de ciclo y han comenzado a cambiar las reglas de juego. La PAC tiene una clara vocación medioambiental y no le preocupa nada la producción ni la despensa de los europeos, considera a los agricultores como sospechosos de todo. La sociedad se ha olvidado de los agricultores, y cuando salen al campo les molesta incluso su actividad; hasta la agricultura salió del nombre del Ministerio porque los gobernantes lo consideraban anticuado, pasado de moda, creyendo así representar los valores de la sociedad”. 

 

Pero como afirmó Manuel Pimentel, ahora la cesta de la compra ha comenzado a subir, debido a que la globalización es cada vez más compleja, con un mundo en conflicto que está provocando desajustes, una grave sequía y una persecución normativa, que provocará que los precios de la cesta de la compra sigan subiendo.  

 

El consumidor está acostumbrado a precios de derribo y sólo cuando la subida de la cesta de la compra sea ya insostenible, será cuando la alimentación pasará a ser de verdad un problema, es la sociedad la que va a percibir la venganza del campo”, aseguró Son los agricultores los que nos proporcionan una alimentación variada y a precios razonables, por lo que este cambio de ciclo va a ser mejor para los agricultores y ganaderos, porque se les va a ver como proveedores de alimentos”. 
La Clausura estuvo a cargo de la consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, quien puso de relieve su admiración por la trayectoria de Manuel Pimentel, y valoró su labor en defensa del sector: “Necesitamos altavoces que hablen la verdad de lo que estamos viviendo y su libro es una disertación brillante”.  

Intervención Ricardo Serra 
Esta defensa del sector, que es estratégico en Andalucía, aportando el 10% del empleo y del 12% del PIB, es ya una urgencia, y no se están viendo las posibilidades que hay para minimizar esta situación, lamentó.   

 

Tenemos que llegar muy directamente al consumidor, que tiene que saber que la soberanía no está garantizada de por sí, y eso lo tienen que saber los ciudadanos”, concluyó la consejera. 

Fuente: Asaja Sevilla

Thumb