Thumb
Así lo vaticina la Sectorial Provincial Vitivinícola de Asaja al considerar que la cosecha de la próxima campaña será algo superior a la del año pasado, según estimaciones iniciales. A esto se suma la paralización de los mercados, que no se terminan de activar desde que estallara la crisis sanitaria por el COVID-19.


La Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ciudad Real ha convocado a su Sectorial Provincial Vitivinícola para analizar la situación del sector en la provincia. Una vez reunidos, sus miembros han explicado que aún es pronto para determinar con qué stock de vino terminará finalmente la campaña porque aún no ha terminado el proceso de destilación de crisis abierto. Aún con todo, sí han señalado que la cosecha de la próxima campaña será algo superior a la del año pasado, según las primeras estimaciones y teniendo en cuenta que las tormentas de verano de pedrisco y el exceso de las altas temperaturas podrían modificar esta previsión inicial.  

Aunque en principio parecía que las cifras de producción podrían ser incluso superiores, habrá menos uva porque el cuajado no está siendo el esperado, por la afección de plagas como el mildui, los contrastes términos del mes de junio y por las altas temperaturas de julio. Sin embargo, la merma natural no será suficiente porque el mercado continúa muy paralizado, no se termina de activar desde que estalló la crisis sanitaria por COVID-19. En la provincia, en términos generales, sí se está retirando vino de contratos cerrado anteriormente, pero prácticamente no está habiendo nuevas operaciones.

Una gran cosecha unida a la paralización del mercado, es lo que lleva a la Sectorial Provincial Vitivinícola de ASAJA a prever que el sector necesitará una nueva destilación de crisis para afrontar la próxima campaña con cierta estabilidad. De ahí que sus miembros pidan que, de los fondos europeos que se están negociando y que llegarán a España para paliar las consecuencias del COVID-19, haya una partida específica para el sector agrario, los mantenedores del mundo rural. Un presupuesto vital para asegurar la estabilidad de un sector estratégico y esencial en nuestra región, el vitícola.

En relación con los precios, se ha hecho hincapié en que los viticultores no deben aceptar precios por debajo de los costes de producción, tal y como exige la Ley de la Cadena Alimentaria.

Además, han trasladado que existe cierta preocupación entre los viticultores sobre cómo actuar a la hora de contratar mano de obra de otras regiones y países para la vendimia. En este sentido, han solicitado a las administraciones su total implicación para controlar posibles brotes por contagio de COVID-19.

La Sectorial se volverá a reunir en próximas fechas para hacer un análisis más ajustado de lo que será la próxima campaña de la vendimia en la provincia.

Operación ‘ISOLU’

En otro orden de cosas, la Sectorial Provincial Vitivinícola ha puesto en valor las denuncias y el trabajo realizado por ASAJA Ciudad Real, tanto públicamente como a las administraciones competentes, que han ayudado a destapar el uso indebido de materias primas prohibidas en la elaboración de productos vitivinícolas a través de la Operación ‘ISOLU’.

DO Valdepeñas

Por último, la Sectorial ha mostrado su apoyo incondicional a la postura marcada por ASAJA y el resto de las organizaciones en la crisis que atraviesa la DO Valdepeñas. Asimismo, han respaldado la actitud que ha mostrado la Junta Directiva de ASAJA Valdepeñas, con su presidente a la cabeza, de máximo respeto por un asunto tan delicado y que está judicializado. En este sentido, se ha decidido organizar, en cuanto la situación de crisis sanitaria lo permita, una asamblea para los socios de ASAJA Valdepeñas y la comarca en la que se informará, de forma pormenorizada, sobre todos los pasos que ha dado la organización agraria durante los últimos meses en relación a este caso.

 

Fuente: Asaja Ciudad Real