Ayer la presidenta de Asaja Barcelona Rosa Pruna conjuntamente con productores del sector lechero, de viñedo y cereal, hicieron el balance de la renta 2020, que según el Ministerio de Agricultura ha subido en un 4,3%. El año pasado se tuvo una pérdida de un 8,3%, esto quiere decir que tenemos una renta más que negativa, solo se salva el porcino en ganadería y la fruta dulce en la agricultura por poca producción y lo justo para recuperar las pérdidas reiteradas de años anteriores.


Es dificil resumir y hacer un balance de lo que ha sido el 2020 para los sectores agrícolas y ganaderos tanto de Catalunya, del Estado y de la Unión Europea, la renta ha subido un 4,3% global a todo el estado, cuesta de entender esto, cuando la Comisión Europea ha presentado a los 27 estados miembros las recomendaciones para planes estratégicos de la PAC. Estas recomendaciones, por primera vez son claras y exhaustivas sobre los sectores agrícolas y ganaderos. Para el Estado Español hay 17 recomendaciones: ambientales, económicas, innovación y conocimiento. La más destacada es la mejora de la distribución de las ayudas directas para mejorar las rentas y eliminar las diferencias existentes entre territorios y dimensiones de las explotaciones.

Hace 34 años que entramos en la Unión Europea y la recomendación de la Comisión va directa a lo que desde Asaja nos preguntamos: ¿Cómo puede ser que tengamos sectores que venden al mismo precio que en el año 1986? 34 años la leche, la uva, huerta, ovino, etc. con precios para producir aumentando entre el 60 y el 90% en estos años, produciendo a pérdidas para poder decir que somos exportadores. ¿Hemos de producir a bajo precio? Desde ASAJA decimos basta de ahogar sectores que han dejado la piel y su patrimonio endeudado para mantener la explotación, especialmente el lácteo, la viña, huerta, cereal, ovino, vacuno, aceite.


Este 2020 ha sido difícil para todos, hemos de decir que en  la agricultura y la ganadería hemos sido esenciales ofreciendo alimentos a la población, especialmente los productores de proximidad y de venta directa on line, menos aquellos que servían a la restauración provocando grandes pérdidas y teniendo que reinventarse. Desde ASAJA hace 7 años que apostamos por la venta de proximidad, ya que el precio de venta lo pone el productor.

Mejor comportamiento ha tenido la fruta dulce con menos producción y mejor precio. El porcino, aun con el coronavirus y la peste porcina, ha seguido exportando a China a buen ritmo porque Polonia y Alemania ha quedado excluida de exportar.

La subida del trigo, cebada y maíz ha venido dado por los aranceles de Rusia, Argentina, todos estos países exportadores tienen y guardan por miedo en la pandemia, esto provoca una subida del precio de los cereales, para pienso, para la ganadería, mientras el vacuno de carne y el ovino, bajan en precios, nos aumenta el precio del pienso.


En lo que respecta a la uva de vinificación, el precio continua como hace 34 años atrás y además sufre una pérdida superior al 50% debido al mildiu, entre 0,30 y 0,40 €/kg. En la huerta pasa lo mismo, todo y que hay intermediarios y va a la exportación, precios de 34 años atrás. Todo por exportar de cuarta gama o que mientras en Francia la leche la pagan entre 0,39 y 0,40 €/litro y la uva entre 5 y 6 €/quilo, ¿por qué aquí nos hacen producir por debajo de precio? al revés de la moneda, quién produce para vender directamente y transforma su producto, es quien salva su renda.

También queremos comentar que hace un año tuvimos “el Gloria” con graves consecuencias, este año  Filomena” con daños en los olivos. El peso de la nieve ha provocado destrozo en los árboles que repercutirá de manera importante en la producción de este año.

PROPUESTAS DE ASAJA PARA EL 2021 A NUESTRAS ADMINISTRACIONES:

  • El año 2020 se aprobó la ley de la cadena alimentaria. Ahora pedimos la figura del mediador, ya que es una figura importante para la fijación de precios justos.
  •  
  • Pedimos que de una vez por todas se ponga en el Programa de Desarrollo Rural unas ayudas directas por los destrozos que hace la fauna, tanto para la ganadería de montaña por la pérdida de pastos como por los ataques a los animales y los destrozos de los jabalíes.
  •  
  • Un toque de atención a las administraciones tanto catalana como estatal y a los políticos. Una pregunta: ¿Por qué dejan morir las explotaciones lecheras? Porque somos el único estado en el que la leche está a este precio. Desde ASAJA decimos basta,  ya no nos quedan ni 300 explotaciones lecheras en toda Catalunya.


Fuente: Asaja Barcelona