Thumb
El centro tecnológico de Ladoux, cerca de Clermont-Ferrand en Francia, donde se encuentra la sede histórica de Michelin, trabajan día a día más de 3.000 profesionales para innovar y desarrollar nuevas tecnologías que consigan optimizar cada uno de los neumáticos según las exigencias que les son requeridas. Además, dispone de un centro de pruebas de 500 hectáreas donde son probadas estas nuevas tecnologías antes de salir al mercado.


A veces esto supone más de 10 años desarrollando y probando un producto, siempre en permanente contacto con los profesionales del sector y con los fabricantes de maquinaria.

Asaja ha tenido la oportunidad de comprobar como los neumáticos agrícolas EVOBIB  son 2 en 1, ya que se adaptan al campo, garantizando la mejor tracción y respeto al suelo,  y a la carretera, aportando mayor estabilidad y ahorro de carburante. 

 

Se trata de un neumático 2 en 1, con tecnología MICHELIN ultraflex, diseñado para ser utilizado con sitemas de teleinflado que se activa desde la cabina de tractor.  

 

El neumático MICHELIN EVOBIB adapta su presión para trabajar en el campo, reduciendo la huella de rodadura y proporcionando más tracción cuando tiene que trabajar en el campo, y a la carretera, insuflando mayor presión para conseguir ahorrar combustible y dar mayor estabilidad al tractor. 

 

En un contexto en el que al agricultor se le exige mayor producción, pero a la vez mayor cuidado al medio ambiente, es crucial reducir la compactación del suelo ya que es la responsable de la modificación de la estructura y composición química del mismo. Por ello, Reducir la compactación del suelo es una forma de preservar el rendimiento agronómico o, incluso, de optimizarlo. 

 

En Ladoux pudimos ver la demostración de cómo MICHELIN EVOBIB es capaz de aumentar su productividad un 4% y reducir la huella un 47% según circule en carretera o en campo, lo que se traduce en un ahorro de combustible de 2 litros por hora y un aumento de la tracción del 15% en comparación con los neumáticos de rodadura híbrida y misma presión en los dos ámbitos. 

 

Los datos que comprobamos en directo fueron, por un lado, el ahorro de combustible que reporta el poder aumentar la presión en los neumáticos cuando tienen que andar por carretera o caminos y por otro, que, para medir el rendimiento del neumático, debido a la variación de la velocidad entre el campo y la carretera, no nos centramos en el tiempo, sino más bien en la distancia recorrida. 

 

Con esta demostración queda patente que Michelin trabaja para que los agricultores podamos tener mejores rendimientos en nuestras explotaciones al mismo tiempo que preservamos el planeta y prevenimos el cambio climático. 

Thumb