Thumb
La organización se pregunta cuántos animales más deben ser agredidos para actuar y pide que se indemnice el ganado desaparecido en torno a los ataques


En el marco de un desánimo generalizado entre los ganaderos por los ataques recurrentes y cada vez más numerosos del lobo a sus animales, de unas medidas que no llegan y con motivo del último ataque, el pasado sábado, a una explotación de bovino en Viniegra de Arriba, ARAG-ASAJA exige al Gobierno de La Rioja que ponga en marcha urgentemente el Plan de Gestión del Lobo con las medidas de extracción de animales.  Para la organización agraria “la situación es insostenible y preocupante” y está abocando a los pocos ganaderos que van quedando en la sierra a vender sus animales y desincentivando a los potenciales jóvenes que podrían coger su testigo a desviar su futuro profesional hacia otras áreas.

Asimismo, en relación con las bajas de animales que se producen en los ataques, además de los dañados o fallecidos, en cada ataque se generan desapariciones de los animales directamente relacionadas (que se las ha podido llevar el lobo, despeñarse…) pero que no son computadas como daños y, por tanto, no se indemnizan. En este sentido, ARAG-ASAJA solicita también la compensación económica de estas desapariciones.

“La ganadería extensiva es una de las ocupaciones más sacrificadas dentro del sector ganadero y un resorte de población en el medio rural de la máxima prioridad, como para poder obstáculos en el camino que dificulten su permanencia”, manifiesta ARAG-ASAJA, y se pregunta “¿cuántos animales deben ser atacados antes de empezar a aplicar las medidas?”. En opinión de ARAG-ASAJA, “los tiempos que maneja la Mesa de la Ganadería Extensiva y el Lobo no son los tiempos del lobo ni de los ganaderos, parece que jugamos en terrenos distintos y los ganaderos necesitan la empatía de la Administración para no abandonar sus explotaciones”.

En opinión de la organización profesional, “a diferencia de otras comunidades autónomas como Cantabria”, que ya ha puesto en marcha estas medidas, “el Gobierno de La Rioja no está teniendo pasos firmes y ágiles para resolver o aliviar esta situación”.

Finalmente, la organización solicita que se conozca la población actual de lobos, es decir, el número de manadas y de ejemplares, además de la cifra que se considera “tolerable” que debe mantenerse en La Rioja en relación a un número “tolerable” de ataques o de muertes de animales.

Fuente: Asaja Rioja ARAG

Thumb