Thumb
Se trata de una medida, cuyo objetivo, que es apoyar al consumidor, no se produce porque desde enero el precio de los alimentos básicos sujetos a esta medida se ha incrementado entre un 5 y un 10 %. Y, sin embargo, se ha ocasionado un efecto colateral muy perjudicial para muchas empresas agrarias.


El Ejecutivo ha eliminado el IVA en productos básicos que actualmente tenían un IVA muy reducido del 4 %, lo que incluye el pan común, las harinas, leche, queso, huevos, frutas, verduras, hortalizas, legumbres, tubérculos y cereales. Dicha rebaja tendrá efecto durante seis meses y también incluye una rebaja del 10 al 5 % del IVA del aceite y la pasta.

Ante esta situación, Félix Bariáin, presidente de UAGN, manifiesta que “concretamente en el sector lácteo esta medida es un despropósito, por ello, desde UAGN consideramos que este tipo de medidas deben tener un diseño completo, consensuado con el sector, y habilitar procedimientos que permitan al ganadero poder acceder a la devolución del IVA de una forma mucho más ágil, para evitar las tensiones en caja”.

En este sentido, UAGN considera que este IVA, que a nivel de Navarra supone 5 millones de euros, lo soporte la propia distribución comercial que es la que se está beneficiando ante esta situación y cuenta con más capacidad y recursos que el sector agrario. “Es totalmente injusto que una medida que toma el Estado, y de la que es responsable la distribución, que consigue un mayor margen de beneficio, sea asumida por los y las profesionales del campo. Una demostración más de la falta de diálogo sectorial en estas ocurrencias de carácter electoralista que se ha ejecutado mediante un Real Decreto Ley, norma legal que no da opción alguna de participación”, concluye Bariáin.

En el caso concreto de la leche, mientras el ganadero debe seguir asumiendo el IVA de los insumos necesarios para la producción (piensos, fertilizantes, energía, etc.), la venta de su producto ha quedado exenta del IVA temporalmente, incrementado consecuentemente las necesidades de financiación de la ganadería ya que en la práctica dispone de menor liquidez para afrontar el día a día. Una situación que implica tensiones de tesorería y una mayor carga financiera para la ganadería, ya que el IVA soportado, no será devuelto por Hacienda hasta pasado más de un año

Por lo tanto, en un sector tan agraviado por los costes de producción y seriamente dañado por los márgenes con los que trabaja la distribución comercial, esta nueva medida orientada a aliviar al consumidor de los costes de la cesta de la compra, que apenas está notando, sirve en la práctica para aumentar la carga financiera de las ganaderías que se ven más tensionadas en su tesorería.

 

Fuente: Asaja Navarra UAGN