Según los últimos datos de la Agencia Tributaria correspondientes al año 2013 se ha producido un buen crecimiento en términos de valor, aumentando un 6,5% hasta los 2.628 millones de euros, que suponen 161 millones más que los facturados en 2012 y 882 millones más que en 2009 cuando, tras la fuerte crisis mundial iniciada ese año, empezó la masiva y más reciente internacionalización del vino español.

 

Todos los productos aumentan su facturación, a excepción de los vinos con IGP envasados (14,5%), destacando los 70,6 millones de euros que aumentan en 2013 los vinos con DOP o los 75,1 millones de euros de los vinos tranquilos a granel. Sin embargo, durante 2013, vendimos menos litros, particularmente de granel y de vinos con IGP envasados, por la fuerte subida de precios medios de ambos productos.

 

En términos de volumen, se produce una caída del 10,9%, hasta los 18,5 millones de hectolitros, frente a los 20,7 millones de 2012. Sin embargo, la buena vendimia del pasado otoño en España está propiciando una recuperación del volumen, que empieza a remontar desde agosto de 2013

 

Se exporta, por tanto, menos vino pero con un mejor precio medio, que redunda en una mejor imagen mundial de nuestros productos. El precio medio de venta se situó en 2013 en los 1,42 euros por litro, un 19,5% más elevado que en 2012, por el freno de las ventas de los vinos más económicos, que subieron notablemente de precio, unido a la buena marcha de los vinos con DOP, con un precio muy superior a la media. Esto supone un aumento de 23 céntimos de euro con respecto a 2012.