Thumb
Los elementos básicos consensuados afectan al nivel de pureza ibérica de la cabaña, la defensa de la dehesa como elemento diferenciador y la simplificación del tipo de alimentación

También suponen la mejora de los sistemas de trazabilidad y control y el refuerzo de la Interprofesional ASICI

Las ideas expuestas hoy se basan en un diagnóstico elaborado por el Ministerio, tras numerosos encuentros de trabajo con los agentes implicados, que ha permitido identificar las causas de mayor incidencia en la actual situación del sector

El Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha presentado hoy las ideas sobre las que se viene trabajando para la modificación de la norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibérico a los Consejeros de las Comunidades Autónomas de Andalucía, Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Murcia; así como al sector.

Esa norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibéricos, aprobada mediante Real Decreto 1469/2007 de 2 de noviembre de 2007, tiene como objetivo establecer las características de calidad que deben reunir los productos procedentes del despiece de la canal que se comercialicen en fresco, así como el jamón, la paleta y la caña de lomo ibéricos comercializados en España, para poder utilizar las denominaciones de venta definidas según la raza y la alimentación.

Las principales ideas recogidas en el diagnóstico se basan en:

La pérdida del nivel de pureza ibérica de la cabaña deberá ser subsanada mediante el establecimiento, como requisito imprescindible, que los reproductores estén inscritos en su correspondiente libro genealógico

Se ha defendido de manera unánime a la dehesa como elemento diferenciador, junto con la raza en este tipo de producciones.

Se deberá trabajar en la simplificación en cuanto al tipo de alimentación, reduciendo las cuatro designaciones contempladas en la norma actual, que llevan a la confusión del consumidor.

Se han de mejorar los sistemas de trazabilidad y control para obtener una norma clara, fácilmente controlable y que garantice unos productos de calidad en el mercado.

Se va a reforzar el papel de la Interprofesional ASICI en los procesos de verificación de la futura norma, siempre contando con el control oficial por parte de las Comunidades Autónomas.

Por otra parte se ha visto la necesidad de establecer restricciones en la utilización de textos, imágenes, marcas, símbolos u otros elementos del etiquetado y publicidad que puedan confundir al consumidor.

 
PROPUESTAS DEL SECTOR Y DE LAS ADMINISTRACIONES AUTONÓMICAS

Las diferentes propuestas planteadas durante estos meses por el sector y las administraciones autonómicas presentan, básicamente, tres rasgos comunes: por un lado solicitan del Ministerio una intervención urgente, ya que el sector se encuentra en una situación límite; por otro lado reclaman un mayor control en la aplicación de la norma. Se ha constatado que las posiciones expresadas en la reunión reflejan los distintos sistemas productivos en el ámbito del ibérico presentes en nuestro país.

El proceso seguido por el Departamento para la revisión de la norma ha tenido como punto de partida el disponer de una adecuada y completa información sobre la situación actual del sector, para ello se han mantenido numerosas reuniones y encuentros de trabajo con asociaciones y organizaciones, con industriales y ganaderos, con entidades de inspección y certificadoras, con técnicos e investigadores, con el objetivo de conocer, con el mayor detalle posible los problemas, y sus posibles soluciones, que afectan al sector.

Por otro lado se ha analizado la evolución de los censos en los últimos años y los cambios que se han registrado en cuanto a la tipología de los animales, los sistemas de manejo y su distribución territorial.

Los anteriores procesos han concluido con la elaboración de un diagnóstico que ha permitido identificar las causas que han tenido una mayor incidencia en la actual situación del sector y, en consecuencia, los aspectos de la norma que es necesario modificar y que hoy se han expuesto en la reunión con todas las partes implicadas.

El Ministro ha manifestado su voluntad de tener un proyecto de norma el 1 de octubre, para que a lo largo de dicho mes se mantengan los contactos oportunos para, seguidamente, empezar la tramitación oficial. Será una norma no excluyente, pero que implique esfuerzos por parte de todos, con el objetivo de recuperar la calidad de un producto tan emblemático en nuestro país como el ibérico.