ASAJA critica que la Junta retira prácticamente todos los apoyos a los agricultores mayores de 60 años tratándoles sin equidad y con falta de respeto y consideración

ASAJA denuncia que la Junta de Castilla y León ha excluido del pago de las ayudas de zonas desfavorecidas a los titulares de explotaciones mayores de 61 años de edad, salvo que el solicitante de la ayuda tuviese su explotación dentro de la Red Natura 2000 o estuviese acogido a algún programa agroambiental. Esta medida, que afecta a las solicitudes del año 2011, todavía no se ha comunicado a los interesados y vienen como consecuencia de los recortes presupuestarios de la Junta de Castilla y León. Si en un principio la Junta aprobó una resolución para reducir los importes, bajando el importe máximo por expediente de 2.500 euros a 1.600 euros, ahora aplica un sistema de prioridades que nunca se había puesto en práctica y deja fuera de las ayudas a los agricultores de mayor edad.

 ASAJA considera que es injusto que se excluya de esta ayuda a las explotaciones con titulares de edad más avanzada, porque son precisamente, por lo general, las explotaciones menos viables y que necesitan más apoyos para salir adelante. La Junta nunca ha creído en esta línea de ayudas y la ha dejado siempre relegada a un segundo plano, muy particularmente en la parte que corresponde a las ayudas de zonas desfavorecidas de montaña. Estas ayudas, que forman parte del Programa de Desarrollo Rural aprobado por la Unión Europea, tienen como finalidad compensar por las desventajas productivas y competitivas en los territorios de montaña y desfavorecidos por despoblamiento. Estos agricultores de mayor edad y con explotaciones por lo general menos viables, no pueden acogerse a “planes de mejora de explotaciones” subvencionados por la Junta, no reúnen puntuación para incorporarse a las “ayudas agroambientales” y tampoco pueden acogerse al “cese anticipado en la actividad agraria” porque la Junta ya ha comunicado que por razones presupuestarias no va a volver a convocar. La Junta se ceba pues con los agricultores mayores de sesenta años a los que le cierra todas las ventanillas de apoyos públicos dejándolos tirados después de llevar la mayoría de ellos trabajando desde los 15 años  en el campo y pagando la Seguridad Social y todos los impuestos que le corresponden.

 ASAJA recuerda que tiene recurrida esta ayuda ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León por entender que la Junta no está aplicando la normativa conforme a derecho y que está beneficiando otros territorios en detrimento de las zonas de montaña. Siendo la provincia de León la que tiene más agricultores cotizantes a la Seguridad Social  (Agricultores a Titulo Principal) y más superficie catalogada como de montaña y desfavorecida, ocupa el quinto lugar en importe total percibido y el último lugar en importe medio de ayuda por solicitante.