Thumb
La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila muestra su hartazgo con la administración regional, que hace oídos sordos a las peticiones de los ganaderos y están viendo cómo los lobos están acabando con su ganado sin hacer lo posible para remediarlo

 

La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila exige, de nuevo, que se abatan con celeridad los ejemplares de lobo autorizados aún pendientes, y que debido a los ataques de lobo diarios se autoricen más.

 

Una vez más la localidad abulense de Hoyos del Collado, en Gredos, ha sido el lugar elegido para una suculenta merienda de los lobos. Eso es al menos lo que denuncia la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila. La cabaña ganadera de Elio Hernández y sus hermanos ha resultado atractiva a los lobos porque ya son seis los ataques que han sufrido en las últimas semanas. Cada día que acuden a dar una vuelta al ganado se encuentran con animales muertos. Ayer, un ternero muerto y otro herido que seguramente morirá en unos días.

Estos ataques ocasionados a su explotación salen a la luz, porque ellos mismos hacen llegar las fotografías cada día, pero lamentan desde ASAJA, son muchos los ganaderos que no hacen lo mismo, y no dan a conocer su situación real porque se ven desamparados.

Rabia, desilusión, hartazgo, muchas son las palabas que utilizan estos ganaderos para describir su día a día. Ven como los políticos miran hacia otro lado, sin defender su situación como se merecen.

El lobo acecha el territorio y nadie lo impide. ¿Qué desgracia ha de ocurrir, o cuantos animales hay que ver morir, para que la Junta de Castilla y León ponga soluciones sobre la mesa?, eso se pregunta el presidente provincial de ASAJA, Joaquín Antonio Pino.

El dirigente agrario tiene claro que matar lobos, es la única solución que se puede plantear el Consejero de Fomento y Medio Ambiente de la administración regional, Juan Carlos Suárez Quiñones, “la normativa lo permite, y si hay escollos para poder cumplirla habrá que adaptarla, para eso elegimos a nuestros representantes cada cuatro años”, ha apostillado Pino.

El presidente de ASAJA de Ávila, entiende que los ganaderos, en ocasiones, tengan en mente hacer justicia de su mano. “Nadie se pone en su lugar, están acabando con su sustento y con el de sus familias, y están desesperados, y lo único que se encuentran son palabras vacías, sin contenido, porque de la esperanza ellos no viven, viven de sus animales y su venta, y están viendo como las alimañas acaban con ellos”, ha subrayado.

Asimismo pone de manifiesto que esa no es la solución, porque encima, el problema sería aún mayor.

El presidente provincial de ASAJA lamenta que la Junta de Castilla y León vaya a tardar prácticamente todo un año en poner en marcha el acuerdo al que llegaron ASAJA y el resto de organizaciones agrarias de Castilla y León con el equipo de dirección de la Consejería para actualizar los baremos de indemnización de ganado por ataques de lobo, cuando el compromiso era hacerlo efectivo a más tardar el 1 de julio de presente año 2018. Algo que nos venderán en unos días, cuando lo pongan en marcha, a bombo y platillo cuando es un parche y lo han hecho tarde y mal.

“Con chalecos amarillos como en Francia, o con terneros degollados a las puertas de la Consejería, quizá haya que salir a la calle para que nos escuchen, porque los ganaderos no pueden más, y de promesas no viven; y aún no sabemos cómo se plantea la Junta de Castilla y León acabar con los lobos en Ávila ”, ha concluido.