Thumb
Asaja Málaga ha seguido con interés la presentación de los Presupuestos de la Junta de Andalucía para 2018. Con la información de estos para la provincia de Málaga constatamos, con cierta preocupación, que no se prevén actuaciones en inversiones para infraestructuras hídricas.

En breve se espera que la consejería de Medio Ambiente decrete la sequía

Ni en Guadalhorce ni en Axarquía y nos preocupa mucho que, tal como están las cosas, y a un año vista de que nos quedemos prácticamente sin agua, nos encontremos además con la lentitud de la administración para acometer actuaciones que necesitan de la máxima agilidad, y no presupuestadas, con la carga burocrática que ello acarrea en paralelo a una situación que  puede llegar a ser crítica y provocar pérdidas irreparables en el campo malagueño.

El pasado 3 de octubre el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal presentó en el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía un informe sobre el año hidrológico 2016-2017 en Andalucía y previamente afirmó que ninguna comarca andaluza cuenta aún con la declaración de sequía, ya que todas tienen los recursos garantizados para el próximo año.

Asimismo, reclamamos al Estado que ponga en marcha las obras que les corresponde ejecutar para llevar a cabo estas mejoras tan necesarias.

En breve se espera que la consejería de Medio Ambiente decrete la sequía, con las restricciones que correspondan, y que deberían venir acompañados de la realización de obras y otras actuaciones técnicas para mejorar la situación en la medida de lo posible. Obras y mejoras que  deben ir acompañadas de su correspondiente presupuesto.

Como ejemplo:

La puesta en marcha de los pozos del río Chíllar, obra que se preveía comenzar en abril o mayo de 2017 con un plazo de ejecución de 4 meses. Estamos en noviembre y sigue sin estar finalizada. Y estamos hablando solo de aportes a la Viñuela de unos 2,5 hectómetros cúbicos al año. El consumo anual es de 33,48 hm.