Thumb
Además, crearán la Oficina de Seguimiento de Precios del Valle del Ebro para poder denunciar las irregularidades del sector de la distribución, y se reclamará la puesta en marcha de un plan nacional de arrancada de fruta de hueso

 El pasado viernes representantes de ASAJA Aragón, ASAJA Lleida, ASAJA La Rioja y ASAJA llevaron a cabo, en la sede de la  organización agraria en Fraga, la cuarta reunión de seguimiento de la campaña de la fruta dulce, donde han analizado el funcionamiento de las medidas  aplicadas al sector desde el veto ruso. Fruto de la reunión, acordaron iniciar en octubre movilizaciones ante los centros de distribución (supermercados, hipermercados y grandes superficies) de todo el Valle del Ebro para reclamar un justo precio para los productores de fruta dulce. Además anunciaron la creación de la Oficina de Seguimiento de Precios del Valle del Ebro, órgano que contará con asesoramiento técnico y jurídico, para denunciar las irregularidades que se observen en el sector de la distribución en relación a la fruta dulce.

Analizando la situación de la fruta dulce de los últimos cinco años, los responsables de las organizaciones agrarias pusieron de manifiesto la carencia de la creación de la interprofesional, pedida por el sector a las administraciones competentes.

En la reunión, destacaron también que no se ha corregido la venta a pérdidas por parte de los centros de distribución y de las administraciones estatal y autonómicas, puesto que no han aplicado medidas correctoras.

Otro de los puntos tratados fueron el porcentaje de pérdidas de los productores de fruta dulce en los últimos cinco años, que se estima alrededor del 28% de pérdidas lineal. Según explicaron los representantes de ASAJA, estas pérdidas están motivadas por la bajada constante del precio de los productos y por la subida que han experimentado en este tiempo los salarios, los hidrocarburos, los fitosanitarios y la electricidad.

Por todo esto, acordaron que a partir de octubre empezarán una serie de movilizaciones en los centros de distribución de todo el Valle del Ebro, poniendo especial énfasis en los supermercados, hipermercados y grandes superficies, que están haciendo de la fruta a precios bajos un reclamo para aumentar sus ventas