Thumb
El encuentro reunió a técnicos de la Consejería de Agricultura, el Cabildo de Tenerife, Gesplan y sector para informar sobre los pormenores legislativos del nuevo texto, solicitar que los ayuntamientos cuenten con más personal formado en la materia a la hora de asesorar y vigilar su correcto cumplimiento.

 

La Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (ASAGA Canarias) clausuró, el pasado jueves, las jornadas sobre “La Ley del Suelo y su implantación en el sector agrario de Canarias” que, durante dos días, se celebraron en la Casa Los Zamoranos de Tegueste.  El encuentro, organizado en colaboración con la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, ha servido para desgranar los pormenores de la nueva normativa, aprobada en 2017, que regula la ordenación del territorio y los efectos que  tendrá sobre la actividad agrícola y ganadera a partir de ahora.

            El sector agrario demandó que el espíritu de la norma que era agilizar y simplificar los trámites burocráticos administrativos, no se ha logrado todavía, cuestión que frena las inversiones en el campo y no permite que la actividad se desarrolle, evolucione y genere empleo, sobre todo, teniendo en cuenta que uno de los aspectos recogidos en la Ley como los usos complementarios abre la posibilidad de transformar y comercializar productos agrarios vinculados con la actividad.

            Además de primar la agilización y simplificación de las gestiones administrativas, también se expusieron otros aspectos vitales como la necesidad de que los ayuntamientos dispongan de más personal técnico cualificado a la hora de asesorar a los agricultores y ganaderos sobre la realización de actuaciones (usos, actividades o construcciones) en suelo rústico de protección agraria, dado que con la nueva normativa se ha eliminado la calificación territorial.

            Asimismo se remarcó el hecho de que la “La Ley es una oportunidad de crecimiento para el sector agrario pero no funcionará si no existe vigilancia por parte de los agricultores, ganaderos y la administración, de ahí la importancia de denunciar cuando algo se hace mal. De lo contrario, volveremos a una ley mucho más restrictiva que perjudicará la actividad”.

            Por último se reconoció la necesidad de que “se produzca un cambio de mentalidad en la sociedad para concienciar a la población de que la actividad agraria es generadora de alimentos de cercanía, paisaje pero también riqueza y empleo y si un municipio no recibe grandes inversiones agrarias puede que esté haciendo algo mal”.

            Las jornadas, a las que asistieron más de 60 personas, contaron con la participación de un nutrido grupo de expertos entre los que se encontraban el ingeniero agrónomo, José Timón que abordó la charla sobre “La Ley del Suelo, retos y oportunidades”; Fernando López Manzanares, responsable de la Unidad de Estudios Territoriales Agrarios del Cabildo de Tenerife que habló sobre “La agricultura en el territorio.Objetivos”; Gustavo Pestana, técnico del Servicio de Planificación de Obras y Ordenación Rural del Gobierno de Canarias que se centró en “Las Directrices de la Ordenación del Suelo Agrario (DOSA); Aranzazu Hernández, Jefa de Sección del Servicio de Estructuras Agrarias, que explicó “Los requisitos que se deben cumplir para subvenciones del PDR respecto a las licencias; los técnicos de Gesplan, Carlos Sayas y Guzmán Abreu que expusieron las “Novedades títulos habilitantes; aplicación práctica en las actividades agropecuarias” y el técnico del Área de Política Territorial del Cabildo de Tenerife, Francisco Xavier Adsuara, que debatió sobre la “Convivencia de la actividad agraria con los recursos naturales”.