Los dirigentes de la Alianza critican una convocatoria de ayudas del ECyL que les ha beneficiado a ellos mismos a través de FADEMUR 

De “maniobra a la desesperada” ha calificado la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila las críticas lanzadas hoy en su contra los responsables de la Alianza UPA-COAG. Esta situación de acoso que padece ASAJA-Ávila, como bien saben los socios de nuestra organización, no es nueva. Son ya más de nueve años, desde el cambio de dirección de ASAJA en la provincia de Ávila, de permanente acoso y derribo por parte del resto de organizaciones agrarias, en especial de la Alianza UPA-COAG, “a quien le es más fácil y cómodo criticar permanentemente lo que hacemos que remangarse y ponerse a trabajar para promover proyectos que redunden en la mejora de las condiciones de vida de los agricultores y ganaderos y medio rural abulense”, que es el objetivo de ASAJA Ávila.

En este caso la excusa para criticar a ASAJA Ávila es el trabajo y dedicación que desarrolla en favor de todas las mujeres y hombres de nuestros pueblos. “Allí donde ya no llega nadie, allí están los hombres y mujeres de ASAJA. En este caso a través de la contratación de personas desempleadas, dando empleabilidad a aquellos que tienen mayor dificultad de inserción laboral, y todo ello para llevar actividades de interés social a los colectivos más olvidados de nuestros pueblos como son las personas mayores, mujeres, jóvenes y niños”. Son ya cuatro años los que se lleva realizando esta labor, que no es nueva para ASAJA Ávila, como bien conoce y certifica la misma Administración. Un trabajo sólido y útil para muchas personas que viven en los pueblos de la provincia de Ávila, “que algunos se permiten criticar cobarde y mezquinamente, mezclando argumentos electorales que por lo visto son los únicos por los que se mueven los dirigentes de la UPA-COAG”. A través de estas actuaciones, ASAJA lleva actividades a todos los municipios de la provincia de Ávila interesados de restauración, cocina, gimnasia para mayores, yoga, zumba, baile, dependencia, inglés, expresión corporal, teatro, patchwork, fitoterapia o nuevas tecnologías entre otras.

ASAJA Ávila, como entidad sin ánimo de lucro representativa del medio rural, ha solicitado en concurrencia competitiva estas ayudas a las que todo el mundo ha podido optar tras su pública difusión a través del Boletín Oficial de Castilla y León (BOCyL). Lo sorprendente del asunto es que la UPA de Ávila a través de su Asociación de Mujeres del Campo de Ávila –FADEMUR– ha solicitado y ha sido beneficiaria en esta misma convocatoria de ayudas, a la que ha concurrido ASAJA Ávila, por el total de contratos y cuantía que ha solicitado al Servicio Público de Empleo de Castilla y León (ECYL). “Hay que tener poca vergüenza para criticar y enturbiar la labor de ASAJA Ávila cuando ellos mismos han solicitado este programa y les ha sido concedido por la Administración regional”, subraya ASAJA.

Lo cierto es que en estos años ASAJA Ávila, ha seguido trabajando imperturbable a estas críticas, avanzando en la defensa de los agricultores y ganaderos, lo que ha incrementado el respaldo a la organización por parte del sector, algo que parece no aceptar la Alianza. “No se puede entender esta rabia contra nosotros sino como una huída a la desesperada por parte de unos dirigentes de una organización decadente que no ha sabido adaptarse a las demandas de los profesionales del campo de hoy”, subraya ASAJA Ávila.